Saltar al contenido
www.rinconvegano.com

Bebés Veganos

Niño Vegano

Si estás aquí, es porque tienes certeza de que el veganismo es una opción sostenible de alimentación, incluso para Bebés Veganos y un modo de vivir ético.

Sin embargo, también entendemos que tus hijos lo son todo para ti. Por eso, podrías estar dudando sobre si una dieta estrictamente vegana o vegetariana es lo más conveniente para ellos.


Y es que ¡no es para menos! La web está repleta de “noticias de horror” que podrían asustar a cualquier persona sobre como influye ben los Bebés Veganos esta alimentación. Estas noticias son, realmente, producto de negligencias graves de sus padres, pero existe la tendencia acuñarse al veganismo per se.

Los Colegios Médicos y las asociaciones de nutrición más influyentes de Europa, Estados Unidos y América Latina, están de acuerdo en que una dieta con base en el consumo de vegetales no es dañina para adultos, niños, bebés y mujeres embarazadas.

Por lo contrario, son múltiples los beneficios que se evidencian. Tanto así, que han creado cátedras para que los médicos de formen en veganismo.

Aun así, los especialistas han insistido acerca de la importancia del sano equilibrio en el consumo de vegetales, con especial énfasis en la ingestión de alimentos que aporten las moléculas nutritivas más críticas y limitadas en este modo de vida, en aras de alcanzar el nivel óptimo nivel nutricional diario.

En este artículo, te explicaremos todo lo que tienes que saber sobre la dieta Bebés Veganos y niños, en virtud de generar las condiciones necesarias para su salud integral.

El veganismo en bebés y niños es completamente viable y existe una inclinación natural de lo más pequeños hacia ello.

Inclinación natural al veganismo en bebés.

Tendencia al veganismo

Generar hábitos buenos alimenticios en Bebés Veganos requiere de la inversión de tiempo de calidad por parte de sus padres. No es una tarea fácil, ya que se trata de un proceso de experimentación que tiene tres (3) aristas.

Una de ellas está representada por el cuidado de los nutrientes en el plato, otra por el sabor y, la más difícil, es lograr la buena recepción por parte del bebé o el niño. Entiende que tu niño tiene un gusto que cambia con su estado de ánimo y su evolución natural.

Además de la leche materna, verás que los niños demuestran una tendencia natural a probar comida basada en vegetales.

Esta inclinación es casi inexistente hacia la carne. Por lo general, hay un rechazo inmediato por parte de los bebés para comer porciones de carne.

Además, el sistema digestivo de los Bebés Veganos carece de la mayoría de las “bacterias buenas” necesarias para digestión de ese tipo de proteínas, por lo que, evolutivamente, tampoco es una alternativa pertinente.

Irónicamente, cualquier pediatra que no sea pro-vegano, recomendará incluir vegetales en la dieta de los bebés mayores de 6 meses, por lo que los criterios de las familias omnívoras y veganas no son distintos en este sentido, ya que al final se trata de la salud del infante.

Algo que es necesario resaltar es que la malnutrición puede darse en el seno de cualquier familia, sea vegana o no. Por esta razón, resulta irresponsable y amarillista generar algún tipo de discriminación al momento de discutir sobre los casos más graves de desnutrición en niños y niñas.

En ambos casos, lo que se busca es que las dietas sean bien planificadas y susceptibles al seguimiento médico, con un trato comprensivo y respetuoso.

Esto aplica tanto para el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia.

¿Qué puede comer una madre vegana durante la lactancia?

Niño Lactando

Después del nacimiento, la lactancia es el primer ciclo de alimentación al que se debe prestar atención.

En la leche materna está todo lo que los Bebés Veganos necesita para subsistir, hidratarse, protegerse contra infecciones y estar bien nutrido.

Esto no es diferente para las madres veganas, las cuales no deben tener ningún temor por el tipo de alimentación que llevan.

Durante el amamantamiento, el bebé recibe las vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos que necesita, provenientes de la propia ingesta alimenticia de la madre.

Con esto, va una carga de 700 tipos de bacterias que le ayudarán a construir su sistema inmunológico. Se recomienda que sea una vía exclusiva de alimentación hasta los 4 o 6 meses de vida.

Es normal que las madres sientan más cansancio y hambre en esta etapa.

Algunos escritos hacen referencia a que debe consumirse 500 calorías más de lo normal, priorizando la ingesta de alimentos fermentados, por lo menos, 1 o 3 días a la semana. Por ejemplo, una cucharadita de chucrut o kombucha, un trocito de tempeh, ½ vaso de quéfir o una sopa de miso.

Es necesario comer muchas verduras, siendo 2 a 3 raciones diarias una cantidad recomendable. Alimentos como el paté vegetal (en el desayuno) ensaladas con tomates (en el almuerzo) y las cremas de verduras (en la cena) son ejemplos preparaciones ricas en vitaminas y minerales. Puedes adicionar, ocasionalmente, algas con yodo (remojadas y cocidas)

El calcio es crítico en esta etapa para garantizar el crecimiento normal de los Bebés Veganos. Por lo que puedes consumir alimentos ricos en este mineral. El perejil, las judías, el kombu, el brócoli, el tofu, la col verde y las espinacas deben ser incluidas obligatoriamente en tu dieta.

Para el mantenimiento adecuado de los niveles de aminoácidos en la leche materna, se requiere del consumo de legumbres, frutos secos y semillas.

También los llamados pseudo-cereales, como la quinoa, el trigo sarraceno y el amaranto. De estos cuatro (4) clases de alimentos, por lo menos dos (2) deben repetirse diariamente cuando se está amamantando.

Por último, no es menos importante cuidar la ingesta de grasas saludables, sin ser cocinadas o procesadas. El uso de aceites vírgenes es bastante conveniente. También alimentos como el coco y el aguacate, son ricos en grasas poliinsaturadas y con propiedades antinflamatorias.

Si por alguna razón, la madre no puede dar leche materna a su hijo, se puede optar por fórmulas con base de soja o de arroz hidrolizado. Siempre con la asesoría de un pediatra calificado.

Sobre los “cuentos de horror” de Bebés Veganos

Ya que han surgido tantas dudas por los casos “iconos” expuestos en la red, lo tomaremos como una oportunidad para discutir y concienciar en este sentido.

Partimos del hecho que la desnutrición no es exclusiva de los veganos. De hecho, los veganos, con acompañamiento o no, tienden a ser más consciente de lo que comen que los omnívoros, como parte de su acervo cultural.

Cuidado del Niño

Sin embargo, algunas fuentes al momento de publicar noticias de casos de bebés con desnutrición, lo hacen desde un enfoque sensacionalista y escaso de cualquier rigurosidad.

Uno de los casos más conocidos sucedió en Francia en el año 2018, con la muerte de la niña Moaligou Louis, un poco antes de cumplir un año. Ciertamente, la autopsia reveló que murió por un déficit de las vitaminas B12 y A, que son importante para el desarrollo.

Al ser su madre una vegana estricta que, además, alimentaba a su hija solo con leche materna, rápidamente se generalizó el argumento de que el veganismo fue la causa de su muerte.

En estos términos, se trató de una absoluta negligencia, dado que:

  • No le proporcionaron los alimentos sólidos a su hija con los nutrientes necesarios para esta etapa de vida.
  • Probablemente, la madre ya tenía una deficiencia nutricional desde los primeros meses de la lactancia, inclusive, durante el embarazo.
  • No atendieron al acompañamiento médico necesario. Solamente era tratada con las recetas de hierbas y baños de arcilla (no con agua).
  • Y, además, se complicó con un cuadro de neumonía el cual sus padres se negaban a tratar en un hospital o clínica convencional.

Por esta razón, el acompañamiento médico es fundamental y es una responsabilidad de todos los padres, para velar por la salud de sus hijos. Los médicos veganos promueven una educación integral sobre aspectos básicos de la dieta y el estilo de vida como un todo.

Es bien sabido que, toda persona que siga una dieta vegana estricta (sobre todo en la lactancia) debe tomar suplementos vitamínicos de B12 y A (y de forma ocasional, vitamina D, K y B9) y cuidar el consumo de minerales, para evitar las deficiencias típicas de esta dieta.

En esta etapa, los más pequeños depende de su madre para la ingerir esos nutrientes cruciales para la formación de su sistema nervioso e inmunológico. Con la ingesta semanal de 2000mcg de cianocobalamina por parte de su madre, las condiciones hubiesen sido distintas.

¿Entonces los Bebés Veganos tienden a la malnutrición?

Niños comiendo frutas en preescolar

Los resultados de estudios realizados en EE. UU y el Reino Unido demuestran que el veganismo es una dieta que genera niveles nutricionales buenos en niños en edad preescolar, incluso, por encima de los niños que consumen carne.

En primera instancia, la ingesta de fibras es mayor, al igual que la cantidad de vitaminas y minerales.

Por lo que no es adecuado extrapolar el lamentable caso de Moaligou Louis a todos los niños veganos.

Sin embargo, la única excepción fue que los niños veganos tendían a arrojar niveles bajos de calcio en sangre, por lo debe considerarse un mineral crítico en su dieta. Como este estudio fue hecho en el 2006, la situación podría haber cambiado positivamente, pues, la presencia de alimentos fortificados en el mercado ayuda mucho en este sentido.

¿Cómo debe ser la alimentación de los Bebés Veganos?

Desde los 6-8 meses

Este es el periodo de iniciación para el consumo de alimentos sólidos. Es la fase transición entre la lactancia exclusiva y la deglución de solidos blandos.

Las legumbres serán las protagonistas de esta etapa. Estas tienen muchas proteínas, hierro y zinc.

Las lentejas rojas son perfectas para el primer mes. Puedes pelarlas para facilitar su digestión y absorción. Luego puedes seguir con guisantes, garbanzos y tofu.

Para los 7 y 8 meses

Puedes moler frutos secos y combinarla con los granos de forma que queden bien mezclados.

Las almendras, nueces y pistachos, son excelente para ello. Es una técnica que podrás utilizar hasta cuando tu niño esté más grande.

Desde 1 años

Debes hacer énfasis en la preparación de papillas y sopas.

La papilla de arroz y purés de plátano, pera y manzanas son fabulosos. También puede hacerse con hortalizas como zanahorias, patatas y calabacín

Puedes incluir fermentados en pequeñas cantidades, como el tofu (triturado) o yogur de soja. En paralelo, puedes tomarte tu tiempo para darle a probar trozos suaves y pequeños de frutas, con tu supervisión y ayuda.

Esto es complementario y no debes frustrarte si aún no come mucho o arruga la cara. Recuerda que está ajustándose a la siguiente etapa.

Desde los 2 años

A esta edad, ya se puede comer alimentos sólidos en pequeñas porciones, bajo la supervisión de sus padres.

Muchos niños empiezan a dejar de lactar ocasionalmente, por lo que la madre ya no será un apoyo para el suministro de vitaminas.

Por esta razón, es necesario que se inicie con la ingesta suplementos de B12, en forma de cianocobalamina.

De igual forma, recuerda que la ½ del plato de comida debe ser de verduras y frutas, y ¼ de cereales y el otro ¼ para los alimentos más proteicos.

Siempre puedes buscar ayuda para planificar esto. Hacer malas suposiciones puede llevarte a cometer errores innecesarios.