Saltar al contenido
www.rinconvegano.com

Nutrición Vegana en el Embarazo

¿Dejarlo, cambiar o seguir?Nutrición Vegana en el Embarazo.

Quedar embarazada es una buena noticia. y aquí vas a mostrarte como llevar una Nutrición Vegana en el Embarazo.

Si eres vegana, probablemente te vendrán muchas interrogantes a la cabeza.

Seguramente, varias de ellas estarán relacionadas con algún posible daño a tu bebé causado por tu estilo de alimentación y, en consecuencia, no disfrutas plenamente de tu embarazo por una sensación de culpa, aún más, cuando la presión social y las posturas de algunos médicos tienden a avivar esta sensación.

No importa cuál sea el contexto de tu vida, siempre tendrás una tendencia a preocuparte “de más” por esa criatura cuando está dentro ti.

Y es que querrás lo mejor para tú bebé, siendo su salud lo primero en la lista.

En este artículo, te ayudaremos ofreciéndote toda la información necesaria sobre Alimentación Vegana en el Embarazo o “la dulce espera”.

Asimismo, muchas de las consideraciones también involucran la calidad de alimentación del antes y después del embarazo.

También, es importante entender que muchos de los factores de riesgo también aplican para los omnívoros, sin importar edad, clases social o precedentes.

Después de leer todo el artículo, dejarás de verte como una “mujer malvada”, y verás las maravillas que estás haciendo por la salud de hija o hijo.

¿Cuál es la posición de los expertos médicos?

Las razones que te condujeron a ser vegana, son dignas e incuestionables desde lo ético.

En este sentido, la comunidad científica ha sido bastante cónsona con esta postura de respeto y ha generado avances importantes en la integración de sus conocimientos técnicos con el propósito de garantizar una mayor calidad de vida para la población vegana.

En los últimos dos años, se ha visto un énfasis notable de la educación en el marco de la Alimentación Vegana en el Embrazo, lo cual era materia “desconocida” hace 6 años atrás.

La transformación de la percepción científica se ha dado tanto en la academia, con la incorporación del enfoque vegano a las cátedras de nutrición y medicina, como en el consultorio obstétrico y pediátrico (aunque no podemos negar que haya uno que otro ortodoxo).

En conclusión, la veganía es cada día más aceptada por la comunidad científica como un estilo de alimentación que previene muchas enfermedades crónicas y que genera bienestar.

La consideración especial está en la necesidad de un mayor seguimiento de las variables hematológicas (en sangre) sobre todo lo inherente a las vitaminas y nutrientes críticos (escasos en vegetales).

Estoy embarazada ¿Qué debo hacer?

En las primeras de cambios, no debes entrar en pánico.

Una dieta vegana no representa ninguna amenaza para la gestación y desarrollo seguro y saludable del embrión y feto.

Solamente, hay que realizar ajustes dado los cambios que experimentará tu cuerpo en este trayecto.

Ciertamente, tu cuerpo aprovechará mejor los recursos nutricionales de los alimentos, tanto en su transformación, absorción y transporte en aras suministrar los nutrientes de forma apropiada al feto.

Esto cambios se ajustan en cada etapa del embarazo.

Las exigencias de algunos compuestos proteicos, vitamínicos y minerales por parte de organismo se agudizarán.

En muchos de los casos, tendrás que aumentar las ingestas de éstos y disminuir otros que fungen como limitantes.

Embarazo vegano: 7 verdades y soluciones

Si eres vegana, no hay evidencias médicas que te obliguen al consumo de carnes, huevos y lácteos.

Esto es cierto aun considerado la limitada disposición de la vitamina B12 y ácido fólico en los alimentos vegetales.

No obstante, de esta realidad se desprende 7 postulados en los que hay trabajar:

  1. Las vitaminas B12 y B9 son factores fundamentes
    La vitamina B12 y ácido fólico son esenciales durante el embarazo. Las cantidades orgánicas adecuadas de estos factores son fundamentales para la construcción del sistema nervioso del feto.
  2. Las vitaminas B12 y B9 son factores escasos en la dieta veganos

Sin duda, la vitamina B12 y el ácido fólico son críticos en la dieta vegana.

La vitamina B12 no se consigue en vegetales, pues, es sintetizado por bacterias o se obtiene por consumo de tejido animal (sobre todo en el hígado de res). Esta última opción, está descartada para ti.

Hay dependencia en su funcionamiento

  • La vitamina B12 es un activador del ácido fólico. Si no hay suficiente B12, no habrá suficiente actividad del ácido fólico en forma de folato.
  • Esto podría traer problemas en la coagulación sanguínea por el aumento de un compuesto llamado hemocisteina en el plasma. Esto puede causar trastornos en el trasporte sanguíneo al feto, además de los muy severos daños neurológicos.
  • No tienes por qué dejar de ser vegano
  • En ningún momento estos postulados son limitantes para abandonar tus principios veganos. Sólo implica el aumento del consumo vitaminas críticas mediante los alimentos y suplementos.
  • Por suerte, en la mayoría de los países europeos y latinoamericanos, los productos como cereales, harinas y pastas alimenticias son fortificados.
  • Esto significa que vienen con un complemento de vitamina y minerales. Gran parte del aporte de B12 vendrán por esta vía.

Es necesaria la suplementación


  • La vía más segura para acceder a la vitamina B12 en cantidades apropiadas, es a través del consumo de suplementos.
  • Existen varias marcas, pero algunas de ellas tienen excipientes de origen animal.

Cuidado con los fermentados caseros

Los alimentos fermentados no son una vía segura para acceder a la vitamina B12.

Esta vitamina, en condiciones naturales, es sintetizada por bacterias. Se observa con preocupación cómo algunos sitios web promueven la utilización de alimentos si lavar y porciones de tierra, como un mecanismo para generar fermentados.

Si lo quieres ver en términos de costos, no resulta para nada rentable. La cantidad de vitamina B12 en un litro de fermento es insuficiente (sólo es el 10% de lo que se requiere en un día) y los riesgos asociados a una infección gastrointestinal son muy altos.

La amebiasis, salmonelosis, listeriosis y el botulismo, son la más frecuentes y con alta probabilidad de resultados letales.

Obtener calcio en más fácil

En el embarazo, aumenta la capacidad de absorber el calcio en la digestión. Ciertamente, podrías ingerir complementos de calcios disponibles en las farmacias, pero, las asociaciones médicas de muchos países consideran que es suficiente con el consumo de más alimentos ricos en calcio.

Antes del embarazo

Si no estás embarazada, pero está en tus planes, es recomendable que prepares tu cuerpo para ello.

El cuidado de la Nutrición Vegana en el Embarazo es el modo más adecuado para evitar algunas de las complicaciones más frecuentes del embarazo y llegar al parto con absoluta fortaleza física y emocional.

En primera instancia, la vitamina B12 es capaz de acumularse en el hígado para servir de reservorio ante cualquier crisis.

Por esta razón, te recomendamos que te hagas una prueba de sangre previa al embarazo.

Tus niveles deben ser mayor a 400 pg/ml. De no ser así, debes elevarlos mediante el consumo de alimentos fortificados o un complemento vitamínico.

Luego, es importante estar consciente de que se puede caer en excesos siendo vegano.

El consumo de azúcar es uno de los protagonistas más frecuentes de este “pecado capital”.

Es necesario reducirlo al mínimo. Sea cual sea el tipo de azúcar (blanca, integral, en panela, de coco, etc.) debe eliminarse o limitarse ocasiones especiales.

También es aplicable al consumo de sal.

Es preferible que la sal que uses esté yodada o sea sal marina enriquecida con algas. La proporción ideal es 60 mg de yodo por kilo de sal.

Riesgos en el parto y control perinatal

Estudios realizados en todo el mundo demuestran que no hay una correlación negativa entre la Nutrición Vegana en el Embarazo y los riesgos asociados con el parto y la salud perinatal.

Argentina, es uno de los pases latinoamericanos con más consumo de carnes rojas. En este orden, la Academia de Nutrición y Dietética de este país realizó un documento a partir de la revisión de más de 40 estudios en este campo y de esta forma marcar posición.

Los estudios involucraban la participación de mujeres embarazadas, veganas y omnívoras. Los resultados arrojaron un promedio similar – para veganas y omnívoras – en cuanto a la duración del embarazo y el peso de los bebés al nacer.

También se detectó un menor riesgo de sufrir ganancia excesiva de peso, diabetes gestacional y preclamsia por parte de las madres veganas.

Ajustes en la alimentación

Ingerir más alimentos con vitamina B12

En el transcurso del primer trimestre, es la etapa más activa de la formación del tubo neural del feto.

Un déficit sensible de ácido fólico y vitamina B12 puede afectar este proceso y causar patologías como la espina bífida o malformaciones mortales.

Se recomienda aumentar el consumo de soja y de alimentos fortificados para una buena Nutrición Vegana en el Embarazo.

Mejorar la absorción de hierro

Puedes conseguirlo, mayormente, en los cereales fortificados y, en menor cantidad, en semillas, granos y frutos.

No obstante, se sabe que el tipo de hierro presente en los alimentos de vegetales no son bien asimilados. Por ese motivo, recomendamos que lo ingieras junto a alimentos ricos en vitamina C o derivados de la soja, como el tofu, salsa de soja, miso, kéfir, tempeh.

Esto te ayudará a la absorción y asimilación del hierro. Si tienes valores bajo de hierro en sangre, ten cuenta que los oxalatos (muy abundantes en las espinacas y taninos del té) inhiben la absorción del hierro, por lo que deberías disminuir la ingesta de ellos.

Aprovechar la facilidad de absorción del calcio

Es aquí donde tal vez exista un mayor temor. No obstante, es el parámetro que menos exigencia tiene. En estos términos, se recomienda aumentar el consumo de soja, frutos secos, sésamo y legumbres.

Alimentos proteicos de alto valor biológico

Las proteínas y aminoácidos de calidad no son exclusivos de la carne; hay muchos vegetales que tienen, en sí, todos los aminoácidos esenciales para la construcción de todos los tejidos del feto y mantener saludable a la madre en la etapa de gestación.

Las legumbres (sin excluir el hummus), los cacahuetes, el tempeh, el tofu, el seitán, frutos secos y semillas de todo tipo son esenciales para completar la porción proteica diaria recomendada.

Has un balance de los tipos de grasas

Es aquí donde surge los beneficios del Omega-3 y su variante, ALA. Tu cuerpo convierte el ALA en DHA. Sin embargo, el ALA abunda en los pescados azules. Al ser vegano, puedes aprovechar la capacidad de tú cuerpo para convertir el ácido linolénico en DHA.

Es decir, puedes acceder al DHA al consumir nueces, la soja, semillas de lino, el aceite de linaza y de colza ricos en ácido linolénico. Los suplementos con base de microalgas permiten que las mujeres veganas puedan hacerse de esta grasa con mayor facilidad. Suplementación

Lo valores normales de vitamina de B12 son de 400pc/ml. Se recomendada la ingesta de 2.8 mcg diarios para mantener los niveles adecuados en sangre.

En el caso del ácido fólico, se recomienda el consumo diario de 400 microgramos y se puede conseguir con una adecuada Nutrición Vegana en el Embarazo.

En el caso de hierro, la Organización Mundial para la Salud recomienda 30-60 mg al día.

En cuanto al calcio, se recomienda el consumo de coles, sésamo, bebidas fortificadas, tofu y almendras. En casos de alto riego de descalcificación, puedes complementar con 1000 mg al día.

¿Cómo solicitar la analítica de B12 de forma adecuada?

Es recomendable que no pidas sólo el análisis de la cantidad de B12 en sangre, sino que debes agregar otros parametros como la homocisteína y el ácido metilmalónico, para descartar algun problema neurólgico latente y no sólo los problemas asociados con las anemias.

Con ellos evitarás resultados falsos/positivos y podrás medir el nivel de reservas de B12. También podrás hacerte una idea del riesgo de tener accidentes cardiovasculares asociados a trastornos de la coagulación.