Saltar al contenido
www.rinconvegano.com

Veganismo y Pandemia

vegetales contra el Covid

El Veganismo es un movimiento que crece a pasos agigantados.

Más allá de ser un capricho, una moda o utopía, se trata de la necesidad de construir un mundo donde la vida, humana y de todo ser vivo, sea sostenible en el tiempo.

Esto solo se lograría a través de cambios muy específicos en la forma en que los colectivos producen, consumen y explotan lo que comen.

De lo contrario, la naturaleza devolverá con creces los daños realizados en aras de conservar el equilibrio ecológico.

Esto, lejos de ser una fundamentación mística o mágica religiosa, es un principio científico, pues, los recursos naturales son limitados y la explotación intensiva de animales para el consumo humano han generado enfermedades nuevas y resistentes a los tratamientos convencionales.

Las pandemias, como concepto y experiencia colectiva, no son para nada nuevos.

Impacto del COVID-19

A pesar que el COVID-19 es una de las enfermedades que más ha impactado en el mundo moderno globalizado, otras pandemias han resultado más letales.

Ahora, te preguntarás ¿qué tiene ver el consumo de vegetales con todo esto?, pues, la respuesta es que tiene que ver mucho.

Por esta razón, analizaremos la forma en que el consumo y la explotación de animales es un importante generador de enfermedades en el mundo.

En paralelo, te explicaremos porque el veganismo es una opción viable para la lucha contra el COVID-19 y otras pandemias en el futuro.

Si bien, el origen político y social de la pandemia de COVID-19 no está claro, la tesis sobre su origen biológico es consensuado.

Al principio, te podría sonar descabellado que el origen de una enfermedad humana venga de un animal, pero no lo es.

Relación del COVID19 con el consumo animales. Veganismo

¿Cómo suceden esos “saltos”?

La mayoría de las enfermedades que han llegado a nivel de epidemia o pandemia, tuvieron su origen en un “salto genético” que facilitó su transmisión.

La enfermedad que, por sus cambios a nivel genético, logra modificar la capacidad que tiene de, solamente, infectar u hospedarse en animales para hacer lo propio en humanos, se conocen como enfermedades zoonóticas o zoonosis.

En palabras más sencillas, las zoonosis son enfermedades de origen animal pero que también logran infectar humanos. Al animal que lo transmite, se le conoce como vector.

En algunos casos, el animal también se enferma y, en otros casos, es inmune, pero con capacidad de transmitir la enfermedad.

Esto podrías entenderlo mejor recordando algunas enfermedades transmitas por insectos, como el dengue o el zika.

Aunque también pasa con animales vivos que, generalmente, son usados para la cría.

Por ejemplo, la H1N1 (una gripe que provino de los cerdos), el virus de las vacas locas (un prion identificado en vacas) y la gripe aviar.

¿Por qué la cría de animales genera enfermedades?

Las enfermedades zoonóticas están más asociadas a la cría de animales salvajes que con el consumo de carne, en sí.

Cuando se tiene varios animales en condiciones de encierro y malestar, su sistema inmune se debilita y se hacen susceptibles a enfermedades.

El encierro de animales contaminados permite la recombinación de los patógenos.

Mientras más seres vivos se contaminen, los genes del patógeno podrían sufrir cambios que son producto de pequeños errores en su replicación.

Sin embargo, estos errores son la fuente de variabilidad genética para las generaciones siguientes. Por ende, aumenta la probabilidad de que haya un cambio que permita que la enfermedad también pueda darse en humanos. Con el tiempo, así sucede y se dan las pandemias.

¿Cómo pasa de estar solo animales a ser una pandemia?

Hay equipos de investigación que, constantemente, revisan el nivel de cambio del código genético de los patógenos que causan enfermedades en animales salvajes.

En los últimos tiempos, estos cambios han sucedido muy rápido y hay un patrón bastante claro entre la cría y consumo de animales y la generación de nuevas enfermedades.

El aumento de nuevas enfermedades zoonóticas no solo afecta a las personas que crían animales, sino que es capaz de extenderse por el mundo.

Tal como sucedió con el COVID-19, cuyo origen inicial se les atribuye a murciélagos en cautiverio.

Hay múltiples estudios que demuestran este patrón. Por ejemplo, Gil y Sanmartino (2001), describieron la presencia de zoonosis en los sistemas de producción animal.

Ciertamente es un estudio enfocado en América Latina pero no es una realidad muy distinta a la de Europa.

Hablan sobre la prevalencia de enfermedades como brucelosis y tuberculosis, su relación con la cría animal y detallan los riesgos de transmisión de patologías a través del consumo de alimentos.

La fabricación de quesos blandos y la leche, son un vehículo de contaminación. Además de la brucelosis y la tuberculosos, se agregan la listeria y E. coli como patógenos emergentes.

Otra complicación está dada por la presencia de animales vivos asintomáticos en los mataderos.

En la era contemporánea, los riegos aumentan por la producción de nuevos productos alimenticios, nuevas tecnologías para procesarlos y modificaciones en los hábitos de consumo de la población.

Adicionalmente, las grandes empresas han globalizado su economía, es decir, sus productos intentan ser posicionados en el mercado más rápidamente y para más personas, traspasando las fronteras internacionales.

En estos términos, los productos llegan personas inmunodeprimidas o susceptibles, por lo que generan brotes endémicos (brotes locales de la enfermedad)

Como estas, hay una lista extensa de enfermedades.

Pero llama especialmente la atención el COVID-19, ya que se contagia fácilmente, con un periodo asintomático y con diversos niveles de gravedad, que van desde síntomas muy leves hasta complicaciones respiratorias agudas.

¿ Qué tiene que ver la Industria pecuaria con la pandemia?

Con una base sobre de las enfermedades zoonóticas, ya debes tener una idea más clara del peligroso que representa la industria pecuaria para el mundo.

Por tratarse de algo que puede ser confuso, hasta hace un año, la idea de una pandemia era algo imposible de concebir para la mayoría de las personas.

A esto se suma el atractivo marketing de los empresarios más poderosos del mundo en aras de posicionar sus productos.

Sin embargo, el COVID-19 está generando un cambio de paradigma. A analizar la página de la Organización Mundial para la Salud, se observa que la más del 72% de las enfermedades emergentes de las últimas 4 décadas, son zoonosis.

Por esa razón, muchas organizaciones ecológicas promueven reducir a la mitad el consumo de productos animales para el año 2040.

Al parecer, a la industria no sólo le basta el daño que la ganadería le hace a la biodiversidad y a los ecosistemas.

Sino que, ahora, pareciera que priorizaran sus intereses económicos por encima de la salud pública mundial.

El estrés crónico de los animales criados en ambientes artificiales, los llevan a tener un sistema inmunológico deprimido.

Factores como el hacinamiento, la falta de higiene, el maltrato y la limitación de su comportamiento natural, les genera esta condición inmunológica.

A esto, se le suma la probabilidad de que algún trabajador se convierta en vector es su espacio laboral.

En su libro, Fariñas (2019) [ver] hace una revisión de estos aspectos biológicos y su influencia desde una visión veterinaria.

También, Rossi (2003) [ver] ya lo había predicho desde una visión integradora, diciendo que la salud de los ecosistemas y la de los humanos es “una sola salud”

En todo caso, la diversidad natural de los animales es necesario para generar resiliencia y un freno para la expansión de nuevos patógenos.

Es decir, los animales necesitan un ADN diverso y cambiante, para protegerse contra la instauración de nuevos virus, bacterias y parásitos.

En consecuencia, mitigar la propagación de próximas pandemias.

Organizaciones y personalidades influyentes esperan cambiar la percepción de la gente

Veganismo y Pandemia

Son muchas las Organizaciones no gubernamentales que en España, Europa y mundo entero generan campañas en pro a los derechos de los animales, la mitigación del cambio climático, el cambio de los modelos de consumo y búsqueda de la alimentación sustentable.

En los últimos meses, se ha adicionado información para concientizar a las personas sobre el rol de la industria de explotación animal en la generación de enfermedades emergentes.

Además de ser un principio ético, de respeto a la vida y la naturaleza, también es un tema de mantenimiento de la calidad de vida, Veganismo y salud.

Si se es inflexible es reconstruir un mundo equilibrado, se destruirá tu Gran Hogar (La tierra) y la humanidad estará destinada el fracaso (si se quieres verlo desde un punto de vista más egoísta)

Obviamente, las industrias no harán un cambio contraproducente para sus finanzas “de buenas a primeras”.

Por lo que la campaña va dirigida al cambio de los modelos de consumo de cada persona, haciendo ver los riesgos a lo que se está expuesto.

En el Día del Ambiente, muchas ONG se activaron con la campaña “Quitemos las Pandemias del Menú”, donde participaron las actrices Alicia Silverstone y Nuria Gago y especialistas científicos y escritores.

También se hicieron donativos de alimentos vegetales a las personas más vulnerables, al igual que una que otra campaña polémica, como la que incitó al Papa a cambiarse al Veganismo.

También ayudó que los restaurantes asiáticos se sumaran a la campaña.

La campaña insiste que las tragedias naturales no tienen fronteras.

Es necesario que los países y los poderosos del mundo cambien la forma en que hacen las cosas, de lo contrario, no habrá pueblo a quién gobernar ni consumidores a quién vender.

Aumenta el consumo de vegetales en el lapso de cuarentena

Las campañas en la coyuntura de la pandemia por coronavirus han tendido éxito en muchos países, pues, el consumo de vegetales se ha disparado por encima del consumo de carnes, leche, huevos y otros derivados.

En estos momentos, son muchas las personas que aprenden sobre las opciones que tienen para combinar alimentos vegetales.

Para preparar recetas con un sabor y aspecto que cautivarán al más exigente, Veganismo en una palabra.

Por lo que hay que comprender que es un momento cumbre para mucha gente con una curva de aprendizaje que debe ser acompañada.

Muchos están emulando platos conocidos, como las hamburguesas veganas, y otros aprenden a preparar platos completamente nuevos.

Los vegetales con proteínas de alto valor biológico, que antes eran consumidos por una minoría, se consumen en gran cantidad desde hace unos meses. Por ejemplo, la soja, el tempeh y tofu tienen mayor demanda, Veganismo y alternativas.

Empresas como Beyond Meat a utilizado este boom para posicionarse, creciendo 4.1 millones de dólares en un año.

También la empresa Heura, de Barcelona, está colaborando con la campaña, donde cada producto ahorra más de 6 kilos de emisiones de CO2 y 1 ½ litro de agua.

¿Por qué los vegetales no generan pandemias?

Por último, te decimos que los vegetales son una fuente segura de alimentación, el Veganismo es sano.

Las plantas constituyen reino muy distinto, con un código genético tan diferente que dificultan enormemente la transmisión de enfermedades nativas de la forma en lo hace los animales.

Ciertamente, la bacteria Bacillus thuringienses se asocia con algunos vegetales transgénicos, por lo que no se recomienda el consumo de alimentos de este tipo.

Al mismo tiempo, es necesario que cualquier vegetal sea lavado adecuadamente antes de consumirse.